Página sin nombre
Página sin nombre


Mensaje a los jvenes y asesores de la Pastoral Juvenil de Chile

Padre Pablo Leiva
Director de la Comisin Nacional de Pastoral Juvenil

Queridas y queridos jóvenes, queridos asesores:

La Iglesia en Chile, a través de sus Pastores, me ha llamado a servir como Director de la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil. Organismo de la Conferencia Episcopal que tiene por misión la animación y coordinación de la Pastoral Juvenil de nuestro país. Servicio que se viene realizando desde hace varias décadas con la destacada participación de laicas, laicos, religiosas, religiosos, sacerdotes y Obispos. A ellos les debemos una Pastoral Juvenil profundamente evangelizadora y comprometida con el mundo de los jóvenes de nuestra patria.

Asumo este servicio con humildad, profunda alegría y gratitud a Dios y a la Iglesia. Durante mi ministerio sacerdotal he tratado de hacer realidad la opción preferencial por los jóvenes que nuestra Iglesia nos ha invitado a vivir desde hace muchos años y que se renueva periódicamente en las Orientaciones Pastorales nacionales.

Me presento. Nací en Concepción el 24 de diciembre de 1962, recibí la Ordenación sacerdotal el 14 de agosto de 1988, he servido como párroco en varias parroquias de la Arquidiócesis de Concepción. Actualmente soy párroco de la Parroquia San Juan de Mata y capellán de Duoc UC, en Concepción. Desde el año 1996 al año 2007 presté el servicio de asesor arquidiocesano de la Pastoral Juvenil. Desde enero de 2008 y hasta mediados de septiembre de este año ejercí como Vicario para la Pastoral. En los años 2009 y 2010 fui responsable de la Pastoral de Educación Superior de la Iglesia de Concepción. En todas estas tareas siempre me he sentido acompañado y animado por los jóvenes, ustedes han sido y siguen siendo mis “aliados” en las misiones que se me han confiado. Creo profundamente que los jóvenes son el presente y el futuro de la Iglesia.

Creo que como los llamaba Juan Pablo II, son los centinelas de la mañana en la aurora del nuevo milenio. Aún resuenan en nuestros corazones las palabras del Papa amigo de los jóvenes cuando el año 2000 ante una multitud de más de dos millones jóvenes decía: “Miro con confianza a esta nueva humanidad que se prepara también por medio de vosotros; miro a esta Iglesia constantemente rejuvenecida por el Espíritu de Cristo y que hoy se alegra por vuestros propósitos y de vuestro compromiso” (Homilía, Misa 20 de agosto de 2000). El Santo Padre Benedicto XVI ha renovado ese mensaje. En la última Jornada Mundial de la Juventud, recién celebrada en Madrid, les decía a los jóvenes con gran esperanza, “Queridos amigos, que ninguna adversidad os paralice. No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad. El Señor os ha otorgado vivir en este momento de la historia, para que gracias a vuestra fe siga resonando su Nombre en toda la tierra” (Homilía, Vigilia 20 de agosto de 2011).

Jóvenes de Chile, quiero caminar con ustedes y con sus asesores. Deseo integrarme en la preparación de la Misión Joven de 2012, para que juntos iluminemos nuestro mundo, nuestra Patria, con la luz del evangelio y con la fuerza del amor de la Cruz de Jesús. Nuestro trabajo evangelizador se funda en el mandato de Cristo: “Hagan a todos los pueblos mis discípulos (Mt 28,19). Con la Comisión Nacional y la Coordinación Nacional de Jóvenes me pongo al servicio de ustedes.

Juntos iremos mar adentro y con la ayuda de María, la Madre de los jóvenes, echaremos las redes para que muchos jóvenes de nuestra Patria tengan un profundo encuentro con Cristo Vivo.

Les bendice con afecto,

Padre Pablo Leiva Rojas
Director de la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil

Concepción, septiembre de 2011




 

Página sin nombre